Estudio sobre la artesanía de La Gomera (2003)

Estudio realizado por encargo del Cabildo Insular de La Gomera con el fin de contribuir a clarificar dudas y a aportar datos e ideas que sirvan para elegir de forma acertada el futuro de este sector.

Estudio sobre la artesanía de La Gomera

ESTUDIO SOBRE LA ARTESANÍA DE LA GOMERA

Abril de 2003

Estudio realizado por encargo del Cabildo Insular de La Gomera con el fin de contribuir a clarificar dudas y a aportar datos e ideas que sirvan para elegir de forma acertada el futuro de este sector.

 

El Estudio

Parece claro que la artesanía, tras la caída de la agricultura y ganadería como sectores predominantes en las economías rurales (sector primario como principal demandante de los productos artesanales), y tras la apertura del mundo rural al exterior y la posibilidad de acceder a cualquier producto industrial, ha perdido su valor de uso tradicional, reduciendo su existencia a un mero valor de cambio cuyo valor añadido frente a sus sustitutivos es el carácter tradicional,  tanto del producto como del proceso, y la ausencia de mecanización.

Esta pérdida de valor de uso de los productos tradicionales coloca a los artesanos en una posición nueva y desconcertante  y a los responsables políticos  de este sector en una tesitura a la que deben hacer frente.

Son muchos los oficios tradicionales que pueden perderse y muchos  los que ya se han perdido porque su razón de ser ha desaparecido. Además,  el cambio en las condiciones de vida  de la población rural ha propiciado que no se herede el oficio artesano por lo que son muchos los artesanos que al morir se llevan con ellos todo el saber hacer de su trabajo. Por tanto, los artesanos que todavía trabajan  en nuestra isla tienen la gran responsabilidad de conservar el acervo cultural que ha  ligado las actividades agrícolas y ganaderas a la vida cotidiana en los entornos rurales. Y es que tendríamos que apuntar que cuando la artesanía no se adecua a la demanda, o bien ya no es necesaria o su producción está descontextualizada y es ajena a la funcionalidad que la originó o existen pocas redes comercializadoras o por otras múltiples circunstancias, tiende a desaparecer. Y cuando desaparece o cuando desaparece un artesano, con ello no sólo se pierde la producción de unos bienes u objetos, sino también un vocabulario, unos modos de hacer, un estilo personal y unas determinadas formas de vida.

En este sentido se plantea  el debate de darle la orientación comercial a la artesanía con nuevas formas de comercialización y diseño de los productos bajo un respeto a las tradiciones y desde una óptica de ofrecer historia, tradición, sentimiento y buen hacer,  aprovechando la coyuntura que ofrece el efecto globalizador que,  parece ser, refuerza el gusto por lo tradicional; o apostar por la opción de dejar que sigan perviviendo, hasta que la demanda así lo quiera, las modalidades más competitivas abandonado a su suerte el sector defendiendo la postura dialéctica de que  los oficios deben adaptarse a los tiempos y si la evolución histórica implica la desaparición de costumbres, así debemos aceptarlo;  O una tercera opción de mantener,  de una forma subvencionada, el sector para que sea una muestra de museo vivo  de  nuestro pasado.

Otro debate paralelo es el de los nuevos oficios artesanos. Existen en la isla un número considerable de artesanos y de modalidades artesanales que no representan la tradición y la historia de La Gomera pero que, por otro lado, representan la realidad presente  deque la cultura se está homogeneizando y las influencias exteriores importadas a través, principalmente, del sector del turismo son crecientes y se van arraigando en la población local.  El debate se plantea en los términos del tratamiento que se debe hacer a esas modalidades y la diferenciación o no con respecto a los oficios tradicionales o incluso la conveniencia o no de incluirlos en el censo de artesanos.

La tarea de las instituciones competentes en la materia y cualquier agente implicado con el sector,  empieza por aclarar sus posturas en estos debates para poder  actuar en consecuencia, para lo cual es paso previo  definir el concepto de artesanía de una forma clara y consensuada.

En efecto, el primer paso que se debería dar para situarnos debería ser el de definir la artesanía. Hay que decir que éste es precisamente el primer problema con el que nos encontramos a la hora de llevar a cabo el diagnóstico del sector porque la confusión a la hora de definir la artesanía hace que la delimitación del sector sea difícil. Nos hemos encontrado con definiciones que restringen enormemente el sector y otras más laxas que entienden la artesanía como un cajón desastre de lo hecho a mano.

Lo que parece claro es que la actualidad artesanal de la isla  se nutre tanto de oficios tradicionales como de nuevos oficios. Y en este diagnóstico así se recoge, principalmente porque el censo de artesanos reúne a ambos colectivos. A pesar de que,  tras las entrevistas con los artesanos se concluye que ni siquiera ellos tienen una definición clara de artesanía.

 

Contenidos:

  • Introducción

  • Metodología

  • Definición de artesanía

  • Diagnóstico del sector

- Conclusiones de las entrevistas a los artesanos

- Resumen del perfil del artesano gomero

- Descripción por sectores o modalidades

- Modalidades en situación crítica

  • DAFO

- Debilidades

- Amenazas

- Fortalezas

- Oportunidades

  • Nueva artesanía

  • Carné de artesano

  • Distinción de la Artesanía de La Gomera

  • Feria de artesanía

  • Líneas estratégicas

  • Anexos

- Bibliografía

- Modelos de entrevista a los artesanos

- Modelos de las entrevistas a los consumidores

- Modelo de Reglamento de Uso para marcas de distinción

Inicio Artesanía Estudio sobre la artesanía de La Gomera (2003)