PRIMERA FASE. Caminos de agua y biodiversidad: Modelo de desarrollo rural sostenible.

Este proyecto parte de una visión del agua y su uso ancestral como un recurso natural clave para el desarrollo endógeno de las comarcas, a través de la creación de iniciativas económicas locales, que pongan en valor su patrimonio natural, cultural e histórico.

Objetivos generales:

  • El objetivo general es el desarrollo sostenible de las zonas contempladas mediante la puesta en valor de un recurso endógeno como es el agua, incentivando la cooperación entre los Grupos de Acción Local, en beneficio de la población rural con el fomento de empleo y la conservación de la biodiversidad del territorio.
  • Trabajar temas vinculados al agua desde una perspectiva interdisciplinar y de la nueva cultura del agua, favoreciendo el intercambio de la información y de conocimientos por diferentes vías, estableciendo encuentros constructivos y creando una red de conocimiento.
  • Sentar las bases de una estructura metodológica que pueda ser utilizada en el futuro con diversas temáticas y desde diferentes sectores poblacionales y productivos (agricultura, servicios, I+D, medioambiente…).

Desarrollo del proyecto:

Lamentablemente, este proyecto sólo ha obtenido financiación para su primera fase, de asistencia técnica preparatoria, por lo que no se ha podido ejecutar ejecutar completamente tal como se había diseñado.

Aún así, desde los grupos grupos participantes se estima que los trabajos desarrollados hasta ahora, básicamente de diagnóstico, diseño, y planificación nos han dotado de herramientas potentes para desarrollar actuaciones de alto valor y con un potencial importante de incidir positivamente en la realidad socioeconómica de tales territorios, ya que se origina a partir de un recurso infravalorado como lo es el patrimonio vinculado al agua, para generar nuevos recursos.

Además, el proyecto ha impulsado procesos de reflexión en torno a la gestión del agua, en coherencia con lo dispuesto en la Directiva Marco del Agua, que a grandes rasgos, indica que la llamada crisis del agua se origina y proviene más del modelo de su gestión y no tanto de la escasez del recurso, por lo que se debe incidir, tal y como presenta el proyecto “Caminos de Agua y Biodiversidad”, en la participación activa de las poblaciones que permita implantar estrategias de futuro con planteamientos integradores.

La continuidad de proyecto favorecería la introducción en los territorios del recurso/patrimonio agua dentro de una estrategia de desarrollo sostenible, así como evaluar, analizar y mejorar el estado de conservación del patrimonio (natural, cultural y agrícola) vinculado al agua, mediante la apuesta por soluciones innovadoras que permitan conciliar intereses medioambientales y productivos.